martes, 8 de diciembre de 2009

COSAS QUE TE SORPRENDEN DE LOS NIÑOS

Cuesta muchas veces hacerse a la idea de que tus hijos crecen. Desde el momento en que nacen les ves como unos seres chiquitines y desvalidos que necesitan de tus cuidados y tu cariño y a veces da por pensar que siempre serán así. Y no, cada día te sorprenden con muestras de su independencia, su inteligencia y sus ganas de aprender. Al menos me pasa a mí, que a veces ni me creo lo que Alicia acaba de hacer porque pienso "como es posible que esta mocosa sepa hacer esto". Y sabe hacerlo.
La observación de nuestro comportamiento es fundamental para el aprendizaje de los niños. Gracias a nuestra conducta con ellos y con la gente que nos rodea, los niños aprenden a comportarse de la misma forma. Pero hay cosas que te dejan con la boca abierta. Varios ejemplos:
El domingo estuvimos en casa de una amiga un grupo de personas, y entre ellas estaba otra nena que se lleva muy poco tiempo con Alicia. Estuvieron jugando, compartiendo un zumo (la primera vez que Alicia bebía por pajita) y trasteando por la habitación (sobre todo la mía, la otra nena es más tranquila) En un momento dado Alicia, de forma accidental, debió de golpear en la cara a la otra peque, que no dijo ni mu. La verdad es que no llegué a verlo bien, pero conociendo a Alicia, estaría moviendo los brazos en todas direcciones y por eso llego a darle en la cara. Acto seguido, y sin darnos tiempo a decirle nada, Alicia le cogió la cara a la otra nena y la estampó un beso enorme, como para hacerse perdonar, que nos dejó a David y a mí asombrados. ¿Quien la había enseñado eso?
El mismo domingo, en el mismo lugar. Alicia cogió una servilleta para limpiarse los labios, acto seguido la hizo trizas y tiró los trozos por el suelo. Con calma la dijimos: Ahora hay que recoger los trozos Alicia. Cógelos y dánoslos. Dicho y hecho, se agachó y recogió todos los trozos de la servilleta, haciéndonos entrega de ellos. El comentario de nuestra amiga fue: A vosotros no os hace falta la supernanny :-)
Ayer por la tarde. Estaba dándole la merienda a Alicia y la pregunté: ¿Quieres un quesito? Ella asintió, así que saqué uno del frigorífico y comencé a abrirlo. Al hacerlo, se desprendió la etiqueta y cayó al suelo. Un segundo después Alicia se había agachado, recogido la etiqueta, abierto la puerta del armario donde está el cubo de la basura, tirado la etiqueta dentro del cubo y cerrado la puerta, todo mientras yo la miraba con la boca abierta. Por supuesto la felicité, la di un beso y corrí a contárselo a David, que también la felicitó mientras ella se comía el quesito y nos miraba como con un poco de vergüenza (como pensando: Jo mamá, que no es para tanto :-)
Los niños crecen, aprenden y nos sorprenden día a día. Y esta peque a mí, personalmente, me tiene con la boca abierta de la sorpresa una gran parte del día. ¿Solo me pasa a mí o hay más padres en mi situación? :-)

miércoles, 25 de noviembre de 2009

NECESITO URGENTEMENTE UN TRADUCTOR NIÑO-ESPAÑOL

Alicia cada día que pasa se expresa más. O lo intenta. La verdad es que aun la entendemos muy pocas cosas. Ella trata de transmitir una idea, una petición, lo que sea, yo no la comprendo y acabamos las dos frustradas y yo con ganas de que exista un traductor automático en Google que me ayude en estos casos. Termino probando de todo, preguntándole si quiere sentarse, si quiere el biberón, algo de la mesa, no sé, lo que aparentemente parezca expresar. Muchas veces es algo tan simple como el boli para pintar, o que quiere coger el ratón del ordenador (cosa que no la dejamos, pero ella sigue probando, por si suena la flauta) pero hasta que se acierta, pueden pasar minutos y Alicia lo de esperar lo lleva muy mal. He comentado muchas veces con David que esta niña, si algún día la hacen esperar más de la cuenta en un restaurante, es capaz de darle con el plato en la cabeza al camarero, así que rápidas quiere las cosas. Nosotros procuramos tranquilizarla, hacerla comprender que esperar unos minutos por las cosas es lo normal, por ejemplo que el biberón se está calentando y no lo puede tener "ya", pero en eso se parece a mí (yo siempre he sido impaciente cuando he querido algo) y claro, a una niña tan pequeña la cuesta comprender el concepto de "espera".
De verdad, si sale al mercado un traductor niño-español español-niño, me lo compro al momento :-)

miércoles, 18 de noviembre de 2009

LOS DIECIOCHO MESES

Se han pasado volando. Hace tan solo año y medio que me la pusieron en brazos y la matrona me echaba la bronca porque de la felicidad no estaba quieta y no me podía dar los puntos de sutura y ahora es Alicia la que no para ni medio segundo, todo el día correteando, persiguiendo a los gatos, diciendo mamá, llamando a su padre, ignorándome en cuanto sus abuelos llegan a buscarla para ir al parque, y reclamándome en muchos momentos del día para darme un abrazo o sujetarme la manga del jersey solo para que esté cerca de ella. La veo crecer día a día, aprendiendo de todo, y me doy cuenta de lo mucho que aprendo yo también con ella. He desarrollado una paciencia que nunca creí tener (pero solo con ella, para el resto de las cosas sigo siendo bastante nerviosa) y creo que terminaré aprendiendo chino (¿o será japonés?) para entender lo que dice Alicia, que cada día se suelta más con la lengua... pero en su propio idioma:-)
Desde luego puedo decir que estos meses han pasado demasiado rápido, pero que me alegro de haber podido compartir cada minuto de ellos con ella. Para mí es de las mejores cosas que me han pasado en la vida (junto con el hecho de estar con su padre, que no se me ponga pelusón :-) Y cuando dentro de tres meses aumente la familia, estoy segura de que también aumentará la felicidad que siento (al margen de que se doblarán los sustos, las preocupaciones y todo lo que trae aparejado el doble de hijos:-P)

jueves, 12 de noviembre de 2009

LA VACUNA DEL RH-

Mi padre tiene una máxima: "Hay que tener amigos hasta en el infierno". Y a lo largo de los años esa máxima se ha demostrado cierta una y otra vez. Hoy me ha tocado volver al hospital para ponerme la vacuna para el Rh-. Por supuesto, la señorita de información no tenía ni idea de donde enviarme (tras ocho meses en funcionamiento aun nadie sabe nada en ese hospital, tal y como demuestran día a día) y me mandó a un sitio completamente erróneo a buscar secretaría de hematología. En ese sitio, que resultó ser la sede de atención al paciente, me enviaron todavía más lejos (al final de un pasillo kilométrico) donde estaban los laboratorio de hematología diciéndome que probablemente allí me informarían. Al menos en eso sí que tenía razón la señorita de atención al paciente, allí me ayudaron. Resultó que en el laboratorio de hematología estaba una enfermera amiga de la familia, que ya me puso la vacuna durante el embarazo de Alicia, y que yo cruzaba los dedos porque tuviera hoy turno también. Al tiempo que jugaba un poquito con Alicia y la daba una bolsita de golosinas, rellenó mis papeles y me llevó a una sala al lado del laboratorio donde me puso la vacuna en un pispas. Resultó que la vacuna realmente deberían habérmela puesto en la segunda planta (ya no sé ni donde, no me hizo falta averiguarlo) así que en información están todavía muy verdes. Pero gracias a esta enfermera amiga, que todavía recuerda lo que había que pelear conmigo cuando tenía tres años y me tuvo que poner un montón de inyecciones para el sarampión y las amígdalas, a las 10:30, hora en que empiezan a poner las vacunas, yo ya estaba en el coche camino del trabajo. Desde luego se confirma que hay que tener amigos en el infierno... y más en un hospital donde los de información no saben ni donde están los sitios de los que deben informar.

viernes, 6 de noviembre de 2009

AÑO Y MEDIO Y YA LIGA

Al menos es lo que me cuentan sus abuelos cuando vuelve del parque. Ya sabéis que todos los días me la llevo al trabajo, y mis suegros, que viven cerca, vienen cada día a verla y se la llevan un rato a dar un paseo. Un día es al río a ver a los patos, otro a un parque cercano, otro a otro parque más allá... Así están con la niña y ella da una vuelta y disfruta de la mañana. Y hoy, al traerla, me contaban que se habían encontrado en el parque con un par de clases de guardería que habían ido allí a los columpios. Alicia no tiene el menor problema en entrar en contacto con otros peques, así que se metió al mogollón (espero que los profes que estuviesen con los niños les tengan controlados, no fueran a acusar a los abuelos de secuestrar a su propia nieta al confundirla con uno de los suyos:-) Pues según mis suegros, un niño rubito muy majo la cogió de la mano el rato que estuvieron allí y la llevaba y la traía, queriendo que se subiese a los columpios y al tobogán. Me alegra ver que Alicia va creciendo sociable y alegre y que le guste relacionarse con otros niños. Y en cuanto al rubito... pues si es de buena familia, formal y responsable y nos demuestra que quiere de verdad a Alicia... pues es posible que le dejemos jugar con ella más veces ;-P

domingo, 25 de octubre de 2009

EL PELIGRO DE ALGUNOS JUGUETES

Menudo susto nos llevamos ayer. Y todo quedó en eso, en un susto, pero pudo haber tenido consecuencias más graves. Los sábados son días que aprovechamos para poner orden en casa y hacer la compra, así que hasta que salimos, la peque suele estar jugando o durmiendo en su parque. Ayer la habíamos dejado allí mientras limpiábamos un poco y la dejamos con (entre otros juguetes) un pingüino de goma que siempre nos había parecido inofensivo y apto para ella. Pues al rato yo escuché desde el baño el sonido típico que hace Alicia cuando está comiendo algo que la gusta (una especie de "Mmmmmmm!") y acto seguido me preguntó David si la había dado algo de comer. Como respondí negativamente, nos acercamos a ver y lo primero que me dice David es "Se está comiendo al pingüino". Aparte de haberle arrancado las patas, la cabeza y parte de la cola, tenía un trozo enorme del pobre juguete metido en la boca. Menos mal que la pillamos cuando todavía lo estaba saboreando y que aparentemente no había intentado tragar, porque las probabilidades de asfixia hubieran sido importantes. El susto no fue a más (salvo buscar los trozos del bicho repartidos por el parque para tirarlos) pero ya nos dejó la preocupación de que hay que tener mucho cuidado con lo que se le deja a un niño, sobre todo cuando ya ha desarrollado algo de habilidad manual y cuenta con dientes capaces de cortar algunos materiales aparentemente sólidos. A saber que más sustos nos esperan con ella o con su hermana en el futuro. Porque sustos, seguro que habrá muchos, y ojala se queden solo en eso.

martes, 20 de octubre de 2009

LA CURVA DE LA GLUCOSA

Hoy me ha tocado hacerme la prueba de O´Sullivan o la de la glucosa. Te toman una muestra de sangre, te meten un chute de azúcar de aupa y te vuelven a analizar a la hora. Al menos ya sabía a lo que iba y que el bote de glucosa se deja tomar (la primera vez me habían metido el miedo en el cuerpo con el tema). La que debe saber a rayos es la glucosa de la segunda curva, que solo te la hacen si la primera da unos valores disparados, que yo espero no tener que hacer (ojalá, con Alicia mi páncreas funcionaba muy bien y espero que no haya decidido dejar de hacerlo ahora). La matrona me había dicho que fuera a hacerme estos análisis entre el 22 y el 28 de este mes, pero como tenía cita con el gine hoy también, pues me dije "de tener que ir hasta allí, casi prefiero hacerlo todo a la vez" y como no me pusieron pegas con la cita, así lo hice. Me han pinchado, entre medias me ha visto el gine y luego me han vuelto a pinchar, así que en total solo he tenido que estar un par de horas en el Hospital (que ya son bastantes).
El ginecólogo me ha hecho otra ecografía, señalándome las partes del bebé, la placenta y el líquido amniótico y me ha dicho que todo va bien. Esta vez no me ha dado "foto" pero no me importa, solo el hecho de verla en la pantalla, moviéndose y pataleando un poquito ya me ha emocionado un montón.También me ha recetado un antiácido, que ya me está haciendo falta, a ver si se empiezan a reducir los vómitos de una vez.
Con esto ya tranquila hasta el día 12, que tengo la vacuna anti-g y hasta la próxima visita a la matrona el mes que viene.

sábado, 17 de octubre de 2009

¿CHUPETES FUERA? NO PROBLEM!

Al menos así ha sido con Alicia. De forma involuntaria por nuestra parte le hemos quitado a la peque el chupete sin el menor problema. La verdad es que Alicia no ha estado nunca desesperada por tener su chupete a mano, pero si que le ayudaba a dormirse antes. Hemos llegado a tener 5 chupetes en casa, siempre alguno en la habitación y normalmente en alguno de los baños para poder lavarlo antes de dárselo cuando lo pedía. Pero ese número de chupetes se fue reduciendo misteriosamente hasta llegar a 0. No sabemos que ha pasado con ellos, solo sabemos que tienen que estar en casa, pero en el fondo de que armario, cajón o mueble han terminado eso solo lo sabe Alicia. Y como no nos lo dice, no los encontramos. Así que llegó el día en esta peque nos dijo al ir a dormir "¿Tete?" y nosotros la dijimos: "No hay tete". Pues como esta niña es de buen conformar (casi siempre) se durmió sin él. La costó un poquito más, pero un par de días después ya no se acordaba prácticamente de su chupete.
ya veremos que pasa cuando Ana esté con nosotros. Si hay suerte, solo habrá que darle el chupete a ella, y su hermana mayor seguirá durmiendo sin él. Si no hay suerte, pues habrá que surtirse por partida doble y dejar que los compartan:-)

lunes, 12 de octubre de 2009

MIEDO

Poco a poco vamos viendo cuales son las cosas que le gustan a esta peque y cuales no le hacen ninguna gracia. Todas entran dentro de lo que se puede considerar "normal" en un niño, pero hay un terror para el que no encontramos explicación. Adora el agua, en cuanto siente que llenas la bañera ahí está en el cuarto de baño con prisa en meterse lo antes posible. Pero odia la ducha. No la hemos duchado demasiadas veces, pero esas pocas ocasiones eran como torturas chinas para ella. Llora de desesperación desde el momento en que sabe que la vas a duchar hasta el segundo después que ya ha salido de la ducha. No sabemos a que puede deberse este miedo o como hemos llegado a provocárselo, pero ahí está. Desde luego si algún día vamos de camping va a resultar un show la hora del baño, ya que esos lugares no suelen tener bañeras precisamente:-)

jueves, 8 de octubre de 2009

LA SEGUNDA ECOGRAFÍA

Hace ya unos días que me hicieron la segunda eco, y aparte de comprobar que todo iba bien, y que el bebé crece a ritmo normal, me dijo el ginecólogo que ya se veía lo que es. Me preguntó si quería saberlo y le dije que sí. Sin la menor duda me dijo: "Es una niña" (o al menos el no ponía la menor duda en sus palabras).
Así que van a ser dos hermanas. Ya hemos decidido el nombre (no ha costado tanto como con Alicia) y se va a llamar Ana (sé que a una amiga le va a hacer mucha ilusión este nombre). Ahora solo falta que nazca con la misma salud y alegría que su hermana y seguro que las dos se llevan bastante bien.
¡Dos niñas! Como nos decía un amigo, nos hemos saltado las leyes de igualdad del gobierno, pero espero que eso no signifique que me obligan a tener dos chicos después :-)

CON LAS COMIDAS A VUELTAS

Caray, como pasa el tiempo. Hace ya más de un mes que no escribo ni una letra, y no será por no tener acceso a un ordenador precisamente. Pero el cansancio y la pereza hacen estragos en mi "actividad literaria".
Hoy quería hablar del tema de las comidas. Desde el principio con Alicia me ha parecido un poco tonto empezar a obligarla a comer cosas nuevas a unos meses determinados, así que he ido dejando la introducción de alimentos un tiempo más tarde de lo que recomiendan los pediatras. Después de todo, como dijo una de las pediatras que ha tenido la peque (ya van cuatro en el mismo centro de salud) "hay toda una vida por delante para comer de todo". Empecé más tarde con las frutas, y Alicia las aceptó sin problemas, dejé la cuchara hasta que fue más mayorcita de los seis meses (creo que llegamos a los ocho sin cuchara) y no hubo el menor contratiempo en su introducción y así con casi todos los alimentos. Sí que de vez en cuando habíamos intentado darla comida más sólida, pero sin forzarla, y al principio no lo aceptaba demasiado bien. Pero hará cosa de dos o tres semanas ella misma, por iniciativa propia, ha decidido que lo que comemos los mayores debe estar muy rico y ella también quiere, así que se ponía a nuestro lado en la mesa y nos pedía con insistencia algo del plato. A estas alturas ha comido purés, macarrones, espárragos, filetes, empanadillas, sopa... y todo la sienta bien, hasta las patatas al ali-oli, que suelen ser fuertes de sabor. Lo que aun no la hemos dado (y eso que lo pide cada vez que ve a David comerla) es pizza, pero es que la que llevo a casa viene con algo de salsa barbacoa y creo que es demasiado fuerte aun para ella. Lo mejor de esto es no tener que preparar comidas especiales ni tener que comprar potitos (a esto último me he visto obligada estos meses ya que no soportaba de ninguna de las maneras el olor de las comidas de Alicia, me revolvían mucho el estómago).
¡Ayyyy, que mi niñita se hace mayor! :-)

martes, 25 de agosto de 2009

¿ESTO LO HA HECHO MI HIJA O ATILA ACABA DE PASAR POR AQUÍ?

Cualquiera que tenga un hijo pequeño entiende a la primera a lo que me refiero. Y es que después de haber dejado al peque 10 minutos en cualquier habitación, esta tendrá el aspecto de haber sido arrasada por los hunos al completo con su famoso rey al frente. Cada vez que estamos con Alicia en la habitación donde tenemos los ordenadores ella se dedica a vaciar las estanterías de libros y a sacar los puzzles gigantes y repartirlos por todo el suelo. Y eso cuando no está abriendo y cerrando la puerta del armario, tratando de desenchufar los ordenadores o tirando del ratón o del teclado para jugar con ellos. Debo reconocer que la dejamos hacer (hasta ciertos límites, no la permito tirar de cables ni coger las cosas de la mesa) y después procuramos inculcarla que nos ayude a recoger los libros. Tú le señalas uno y se lo pides, y normalmente ella te lo trae. Así, uno por uno, cada libro vuelve a su lugar en la estantería (bueno, al menos vuelve a la estantería).
Me da terror pensar cuando sean dos, y el pequeño se dedique a imitar lo que hace su hermana mayor. Espero que para ese momento, aparte de saber sacar todas las cosas que pillan a mano, hayamos logrado enseñarla que hay que recogerlas al terminar de jugar :-)

jueves, 20 de agosto de 2009

ALICIA Y LAS MASCOTAS

Ya sabéis que vivimos rodeados de bichos. Dos gatos aquí en casa y perro y gato en casa de mis padres. Sea por eso, o porque esta niña ha salido a su madre en la cuestión de los bichos, la verdad es que no les tiene ningún miedo. Procuramos inculcarla respeto y trato cariñoso con ellos (ya sabe que para acariciarlos hay que hacerlo muy suave) y al menos con los gatos lo hace bastante bien. Nina, la gata, procura esquivarla lo más posible, y Nico, el macho, se resigna y la deja hacer. La gata de mis padres es un caso aparte, apenas se acerca a Alicia, pero la perra, Niebla, es la que más sufre el cariño de la peque. Creo que ya comenté en alguna ocasión que Niebla es un cruce de mastín, y hace honor a sus antepasados siendo un perrazo que impone respeto por el tamaño. Además es poco cariñosa (te acepta mimos pero no suele pedirlos) y no es demasiado obediente. Todo ello lo compensa con una nobleza de corazón más grande que su cuerpo. Es incapaz de hacerle daño a una mosca, y si te dicen que no hay que poner la mano en el fuego por ningún animal, yo lo podría por ella. El caso es que nunca ha hecho mucho caso de mi hija, pero ahora no le queda más remedio que soportarla. Alicia se la echa encima, la abraza, la tira del pelo y todo esto Niebla lo aguanta con estoicidad. Ojala Niebla viva lo suficiente para que Alicia (y el que viene) guarden buen recuerdo de ella, que ya empieza a estar mayor, porque Niebla ha demostrado ser un perro muy especial en muchas cosas y en casa la queremos como a uno más de la familia.
Por cierto, que está visto que a esta niña el tamaño no le importa. Este verano, en el pueblo, al cruzar una esquina, se encontró cara a cara con una vaca y la peque ni se inmutó. Si alguna de las dos se llevó un susto en aquel momento, podéis apostar que fue la vaca.

QUINCE MESES

El tiempo vuela, eso no se puede negar. Y más cuando tienes a tu lado a una personita que en solo este tiempo ha crecido casi 30 centímetros y a la que cada día cuesta más coger en brazos. Una peque que cada vez es más difícil de controlar y a la que no puedes perder de vista un segundo porque si no ya la ha liado. Y que cada día te sorprende con algo nuevo, ya sea comerse una manzana a mordiscos como tirarse sola por el tobogán (fue en este momento cuando dijo su padre "ahí sí que la vi mayor").
Una tía mía decía que en una casa siempre tendría que haber un bebé, y empiezo a pensar como ella. Echo de menos las noches en que se despertaba para comer y me la pasaba conmigo a la cama. Se quedaba dormida al poco rato pegadita a mí, y aunque yo no dormía demasiado, esa sensación me resultaba maravillosa. Bueno, si me alegro ahora mismo de que ya no lo haga es por el calor que estamos teniendo este verano. Solo de pensar en tener pegada a mí en la cama a esta pequeña estufita me da algo. También echo de menos como se quedaba dormida en mis brazos antes de llevarla a la cuna. Vista la experiencia no me creo eso de "no cojas al bebé, que luego se acostumbra y no quiere más que brazos". Precisamente esta peque, que solo ha ido en brazos a todas partes (el cochecito está prácticamente nuevo) se ha revelado como una niña independiente, a la que le encanta estar a su aire.
Mi consuelo es que dentro de unos meses volveremos a empezar el ciclo. Y mientras David da de cenar a Alicia, yo volveré a tener un bebé en brazos y podré repetir las experiencias que tanto añoro. Ojala no haya demasiados celos:-)

lunes, 17 de agosto de 2009

¿ESTÁ PERIMITIDO EL ESTRANGULAMIENTO DE UN HIJO BAJO CIERTAS CIRCUNSTANCIAS?

Bueno, bueno, que nadie se me eche encima, que no voy a matar a Alicia. Pero seguro que todas las madres en algún momento u otro de nuestra convivencia con nuestros nenes hemos pensado por un segundo: "A este niño lo estrangulo" cuando nos han montado una pirula de las gordas. Es más, mi hermano y yo hemos crecido con la amenaza de nuestra madre "os voy a dar una paliza que os voy a matar" media vida (siempre con causas justificadas, que las preparábamos buenas de vez en cuando) y aun seguimos aquí, y sin traumas visibles, que yo sepa :-)
Me viene a la memoria una anécdota de uno de mis primos mayores (hoy todo un señor ingeniero con tres hijos majísimos) que mi madre me contó en varias ocasiones. Siendo mi primo pequeño (tres o cuatro años) se quedó unos días con mis abuelos maternos, y estando en su casa una tarde se le ocurrió la brillante idea de vaciar en medio del pasillo una garrafa mediada de aceite. Y mientras mi abuela recogía el aceite (haceros a la idea de lo que tiene que ser recoger dos o tres litros de aceite del suelo) mi primo llegó y con su dulce vocecita le dijo a mi abuela: "Ay, abuela, ahora si que la he preparado gorda". Había vaciado en la cocina el contenido de varios saquillos de legumbres y los había desparramado por el suelo. Si mi abuela ese día no pensó que el asesinato está justificado y es perfectamente perdonable por un juez, poco debió faltarle a la pobre.
Pues hace poco he tenido un caso con Alicia que casi me ha hecho pensar así. Y porque aún es pequeña y no se da cuenta de lo que hace (¿O ya se da cuenta y se hace la tonta?) pero el caso es que la semana pasada me montó una importante. Alicia ya había desayunado y estaba recién cambiada y vestida, preparada para salir. Yo acababa de arreglarme, y mientras la había dejado en el parque para que no estuviese trasteando por todas las habitaciones. Pues en ese momento aprovechó para quitarse el pañal y ponerse a jugar con él. La cosa no hubiera tenido más consecuencias de no haber sido porque en ese corto intervalo de tiempo fue cuando decidió hacer "popó" y se puso a jugar con el resultado final. Se embadurnó de caca hasta arriba, se pringó el vestido y cuando la cogí para lavarla y cambiarla de nuevo aprovechó para untarme a mi también. Tuve que lavarla a fondo, cambiarla de ropa de arriba a abajo, cambiarme yo de ropa y lavar la cuna que estaba completamente pringada. La estrangulación me parecía una opción muy razonable en ese momento, pero bueno, al final, cuando ya está todo resuelto, optas por darle un beso y ponerle una braguita encima del pañal para dificultar su acceso al mismo.
Cuantas de estas me esperan en futuro, no lo sé, pero seguro que si esta ha sido de las primeras veces que he deseado hacerle algo completamente ilegal a la peque, no será la última :-)

domingo, 9 de agosto de 2009

PASIÓN DE MADRE

Me imagino que a todos los padres primerizos nos habrá (o nos estará) pasando, y es que nos parece que nuestro hijo es el más guapo, el más listo, el que mejor se relaciona con los demás... en resumen, que nuestro niño es un dechado de perfección. Y se nos cae la baba cuando hacen una cosa nueva o aprenden otra palabra (que la mayor parte de las veces apenas se entiende), pero el padre o la madre que esté libre de pecado (de orgullo en este caso) que tire la primera piedra. Después, con el tiempo, nos vamos dando cuenta que nuestro hijo no es más especial ni menos que los hijos de los demás, y que si el nuestro dio sus primeros pasos primero, el hijo del primo, del amigo o del vecino empezó a hablar antes, o le salieron los dientes a los tres meses mientras que el tuyo apenas tiene cuatro piezas con un año largo, o... cualquiera de las múltiples cosas que día a día van demostrando que tu hijo crece a su ritmo, que desde luego no tiene que ser el ritmo al que crecen los demás. A mí, a estas alturas me vale con ver que Alicia es una niña sana, alegre y cariñosa. Y que tiene sus arrebatos de genio, y que pone a prueba la paciencia de su padre y la mía cuando puede, y que... no sé, que va haciendo las cosas que se pueden esperar de un niño de su edad. Y que se va resignando poco a poco a que el número de galletas que se puede comer en el desayuno tiene un límite (pero muy poco a poco:-)

sábado, 8 de agosto de 2009

LOS CAPRICHOS DE LAS EMBARAZADAS

Unos dicen que es un mito, otros que es una simple respuesta del cuerpo a una necesidad de algo en especial, y algunos pensarán que es simplemente gadejos (ganas de jorobar) al marido que tiene que ponerse a buscar boquerones fritos a las tres de la mañana o alguna otra cosa más rara todavía. Me refiero a los antojos. Yo no los padezco en su peor forma (la de los boquerones...) pero si que me da por algunos caprichos que suelen tener fácil solución. No me gustan los refrescos de cola (seré de las pocas personas del planeta:-) pero si me encanta el Kas naranja, y digo marca porque es la que me gusta, la otra famosa, la Fanta, solo la tomo cuando no hay Kas. Pero ya durante el embarazo de Alicia, y ahora mismo se me ha cambiado el gusto. Solo quiero Fanta, así que las latas de Kas que tenemos en casa se las va bebiendo David poco a poco (tampoco es que yo abuse demasiado, quizás bebo una o dos latas a la semana). Creo que el antojo por esta bebida ha sido la única causa de que David tuviera que salir de noche (ojo, serían las nueve y media de la noche nada más) a buscarla por el pueblo durante el embarazo de la peque. Me trajo en aquella ocasión una botella de 2 litros que tuvo que comprar en un bar ya que tanto la tienda de alimentación como el kiosco ya habían cerrado. El otro antojo tampoco es muy difícil de conseguir. Quiero regaliz rojo, en palos, en trocitos o en espirales, me da igual, pero regaliz. Tampoco abuso (hoy es sábado y la última vez que comí regaliz fue el domingo pasado durante el paseo) pero es algo que fuera de los embarazos no me llamaba la atención demasiado. Y por lo demás, son cosas que he dejado de comer. Durante el embarazo de Alicia no soportaba la carne y en este no puedo ver el pescado y en ninguno de los dos quiero comer chocolate, que es algo que me encanta. Y lo típico, como no pasé la toxoplasmosis no puedo comer chorizo ni jamón serrano, así que me llevaré en bocata de chorizo de pamplona para zamparme después de dar a luz. Y esta vez me lo llevaré yo porque después de haberlo comentado un montón de veces con la gente antes del parto de Alicia, nadie se acordó de llevarme ni siquiera un sandwich de chorizo al Hospital. Así que esta vez iré preparada.

viernes, 7 de agosto de 2009

Y LUEGO SE EXTRAÑAN DE LA VIOLENCIA EN LOS HOSPITALES

Esto lo cuento por lo que me ha pasado por el tema del triple screening. Esta es una prueba que se hace con un simple análisis de sangre y mide la probabilidad de que el bebé tenga algún problema como síndrome de dawn o alguna otra anomalía genética. Basta con tomar la muestra (tres minutos como mucho) y ya no hay nada más que hacer. Esta prueba se hace a continuación de la ecografía, pero cuando empecé a pedir horas hace unas semanas, la matrona me indicó que la prueba tenían que hacérmela por narices entre el 18 y el 28 de Julio (no sé porqué) y entonces yo pedí hora para el 20 de Julio. Ese día me presenté en el Hospital a las 8:10 de la mañana y allí me dijeron que no, que no podían hacerme la analítica porque tenía que ser primero la ecografía. En esa fecha aun no me habían llegado las citas para las ecos, así que me tuve que volver a casa y esperar a tener la cita. Cuando esta llegó, me sorprendió ver que la eco era por la tarde. Pensé que el laboratorio trabajaría por la tarde para estas muestras, ya que no es necesario ir en ayunas ni a primera hora. Pero cuando termina el ginecólogo con la eco y me rellena los papeles me dice que vuelva al día siguiente por la mañana para la analítica. Ya mosqueada (el hospital no me pilla al lado de casa precisamente y tenía que llevarme a Alicia) vuelvo al Rio Hortega el jueves, pensando "Bueno, al fin y al cabo es un minuto). Tuve suerte y logré aparcar cerca de la entrada. Pero fue lo único que salió bien allí. Nada más subir al laboratorio de extracciones y entregar el papel, me dice la señora (no la llamo lo que pienso de verdad de ella porque sería censurable) que me falta un papel que debía haberme dado el ginecólogo y que SUBA a la secretaría de ginecología a por él. Después de subir a la zona de consultas de gine y esperar a alguien por allí (no apareció ni el tato) me acerco a información y allí me dicen que la secretaría está ABAJO. Ya bastante enfadada me bajo a la planta primera y cruzo ese laaaaaaargo pasillo buscando alguna indicación. Tras recorrer el pasillo sin ver nada que me indique donde andan las secretarías, vuelvo a la entrada y pregunto en otro punto de información. Ya allí me dicen que tengo que entrar en la sección 2 y preguntar en el control de enfermería. Vuelvo a ese laaaaaaargo pasillo y por fin llego a la zona 2. Allí dos guardias de seguridad me echan el alto. No puedo pasar con la niña por ser menor de 12 años. Al final son los propios guardias de seguridad los que se quedan con Alicia mientras yo paso a secretaría... que tiene cola de espera. Después de más de 10 minutos esperando, me doy por rendida, recojo a Alicia (que se lo estaba pasando pipa con la música de un móvil sin decir ni pío) sin tener el papel y subo de nuevo al laboratorio pensando en discutir con la señora y si se niega a dejarme hacer el análisis, largarme y no hacer la prueba. Al fin y al cabo es una prueba estadística que solo da probabilidades, no soluciones a posibles problemas. Pero me llevo una sorpresa cuando llegó a recepción, esta señora no está y la que le sustituye coge el papel sin problemas, teclea unos datos en el ordenador y me manda pasar. 5 minutos después ya estoy fuera, con un pinchazo en la mano, el análisis hecho y ganas de no volver a ver a la señora inicial para no arrearla con el bolso hasta cansarme por las vueltas a lo tonto que me ha hecho dar.
Espero que sea un caso aislado, porque como me pase más veces, terminaré pegándole cuatro gritos a alguien y así daré más motivos al personal sanitario de quejarse por la inseguridad en su trabajo. Y es que como ayer, cuando un trámite de 3 minutos se convierte en una odisea, acaba con la paciencia del santo Job.

jueves, 6 de agosto de 2009

ALLA VAMOS OTRA VEZ

Después de mes y medio (o más) sin escribir una letra retomo este blog para contar mis experiencias con Alicia... y con mi nuevo embarazo.
Ya estoy de 12 semanas y pico, y casi desde el principio David ha dicho que iban a ser gemelos (menos mal que no acertó) , ya que los síntomas que padecí con Alicia han aparecido multiplicados. Mi cuerpo se ve que al saber lo que se le venía encima decidió empezar con las nauseas y el malestar general desde el primer momento. No tengo apetito, la mayor parte de las comidas me sientan mal, no soporto la comida de la niña (benditos abuelos que son los que la dan de comer), cuando cocino yo en casa de mis padres suelo tener quejas porque siempre preparo lo mismo (sopa o puré, que es lo que mejor tolero) y David se queja de que el que está echando tripita es él porque se come ahora la parte que me tocaría a mí para cenar.
Pero tiene su parte bonita (que no todo son quejas, caray) y es que ayer al ver la ecografía, ver latir su corazoncito y verle mover las manitas me puse a llorar como una tonta de la alegría. Por lo demás, como ya digo "esto se pasa en un máximo de 28 semanas, así que no tengo que preocuparme demasiado".
Y aunque cueste creelo por lo quejica que me he vuelto, estoy feliz cual perdiz con este nuevo retoño, que estoy casi segura que va a ser niño, no me pregunteis porqué.

lunes, 15 de junio de 2009

SI UN NIÑO PEQUEÑO ESTÁ CALLADO...ECHATE A TEMBLAR

Sí, porque lo más normal es que esté haciendo alguna trastada. En casa, cuando la peque está callada es que está muy entretenida con algo que no debería hacer. Recuerdo varias, especialmente una en que mientras yo recogía la compra, ella se fue calladita a la habitación y se dedicó a vaciar el cajón de la mesilla de su padre. Cuando fui a ver que hacía, me miró y se echó a llorar. No hizo falta decirla nada, Alicia sabía de sobra que lo que estaba haciendo no estaba bien y cuando se vio sorprendida optó por hacer pucheros. Ayer agarró un libro mio, y cuando se lo quitó su padre de las manos ya le faltaba la última página (a ver si puedo encontrar en la biblioteca la misma edición y fotocopiar esa página para sustituirla) y por la tarde, cuando nos estábamos arreglando para salir, David comentó "Muy callada está, que estará haciendo" y no falló. Cuando fui a ver, había cogido una manzana del frutero y se la estaba zampando a mordiscos (que bien muerde ya para los cuatro dientines que tiene :-)
No son las únicas, pero sí las más memorables.
Así que con un niño nunca se puede estar tranquilo. Hay que tener cien ojos, y aun así a veces no son suficientes. Pero es una etapa, y seguro que sobreviviremos a ella :-)

domingo, 31 de mayo de 2009

12 MESES 12 DÍAS

No, no me refiero a una campaña publicitaria de cierta cadena de televisión. Es el tiempo que tenía mi peque cuando ha empezado a caminar. Ya hacía tiempo que apuntaba maneras y en alguna ocasión había dado algún pasito suelto sola, pero ahora ya se ha lanzado a la carrera. Este es el resultado:
http://www.youtube.com/watch?v=QwM3Kf1x7GY

domingo, 24 de mayo de 2009

UNAS RISAS, QUE NUNCA VIENEN MAL

Hace algún tiempo una amiga nos envió un correo de esos que van pululando por Internet dando vueltas y más vueltas al mundo, pero me hizo mucha gracia recordar todas las sugerencias que hace para los padres novatos y los que aspiran a serlo. Me reí tanto al leerlo que me dije que tenía que transcribirlo aquí. He tardado un poco, pero más vale tarde que nunca.

Ser padres en 10 lecciones:
1) Para vivir la experiencia del embarazo: cuélguese una bolsa de garbanzos a la altura de la barriga, agregando un puñado todos los días durante nueve meses. Luego de los nueve meses, abra la bolsa y retire el 10% de los garbanzos.


2) Antes de lanzarse a tener hijos, busque una pareja que ya los tenga y sométalos a estudio. Critique sus métodos para imponer disciplina, su falta de paciencia, sus pésimos niveles de tolerancia, y por haber permitido que sus hijos se porten como salvajes. Sugiera maneras de mejorar el comportamiento de los niños a la hora de acostarse, ir a hacer pipí o comer. Aproveche, será la última vez que tendrá todas las respuestas.


3) Para hacerse una IDEA de cómo serán las noches, consiga un almohadón húmedo de entre 4 y 6 kilos, y recorra el salón llevándolo en brazos, sin sentarse, desde las 5 de la tarde hasta las 10 de la noche. A las 10 suelte el almohadón, ponga el despertador para que suene a las 12 y duerma. Cuando a las 12 suene el despertador, levántese y vuelva a pasear el almohadón por el salón mientras canta canciones de cuna en la oscuridad. Repetir a las 2 AM a las 4 AM y a las 6 AM. Opcional: a las 4 AM puede dar una vuelta en coche con el almohadón. Siga esta rutina durante 5 años. Ponga siempre buena cara.


4) ¿Es posible aguantar a los niños dentro de casa? Para averiguarlo, unte nocilla en el sofá y mermelada en las cortinas. Esconda un trozo de pescado rebozado detrás del equipo de música y déjelo ahí durante todo el verano. Meta los dedos en las macetas y luego arrástrelos por las paredes más Limpias. Dibuje encima de las manchas con lápices de color. Compre 5 cachorritos de doberman y déjelos retozar en su dormitorio.


5) Vestir a un niño pequeño es simple: primero, compre un pulpo, pídale al verdulero una bolsa de red y trate de introducir el pulpo dentro de la bolsa de manera que no salga ninguno de los tentáculos por los agujeros de la red. No se aflija, le puede dedicar toda la mañana.


6) Niños en edad escolar: Guarde una caja de huevos (vacía). Usando una tijera y unos rotuladores, conviértala en un gracioso cocodrilo. Ahora junte un envase tetra-brik, una pelota de ping-pong y un paquete de cereales vacío y construya una réplica exacta de la Torre Eiffel. Comience este trabajo a las 11 de la noche, que sería la hora en la que se entera que ES PARA MAÑANA. ¡Excelente! Ahora espere las críticas de la maestra.


7) Cambie el coche de dos puertas por una camioneta. Y no la lave nunca más. Después de todo, es un auto familiar, sin valor de reventa. Compre un helado de chocolate y aplástelo en la guantera. Meta dos monedas de 10 cts. en el compact. Compre un paquete familiar de galletitas dulces. Macháquelas un buen rato sobre los asientos traseros. Salga del coche, y arañe ambos lados del vehículo con la llave. ¡Perfecto!

8)Vaya al supermercado. Lleve consigo lo más parecido que encuentre a un niño de menos de cuatro años (una cabra adulta es ideal). Si piensa tener más de un hijo, lleve dos cabras sueltas. Haga la compra para una semana sin perder de vista las cabras. Mantenga discusiones con los encargados de seguridad del supermercado, subiendo en el escalafón (pero siempre sin perder de vista a las cabras). Cuando llegue al gerente, cambie de supermercado.

9) Darle de comer a un niño: Compre un melón, vacíelo, y hágale un pequeño agujero en un costado. Cuélguelo del techo y déle un golpe para que se balancee. Ahora tome un plato con puré de calabaza. Trate de meter cucharadas de puré dentro del melón, mientras simula ser un avión. Siga intentándolo hasta terminar la mitad del puré. El resto, viértalo sobre su regazo, y desparrame bastante en el suelo.

10) El aseo de la criatura: Consiga un gato adulto (preferentemente callejero o semisalvaje). Póngase su mejor traje si es hombre o medias y zapatos de tacón alto si es mujer. Llene la bañera con agua tibia y juguetes de goma. Acto seguido introduzca el gato y lávelo con champú. Luego de enjuagarlo y secarlo con una toalla, siga el procedimiento indicado previamente con el pulpo y la bolsa de red. Repetir todas las noches durante 5 años.

Si logra superar estos pasos, usted puede tener hijos cuando lo desee. El resto es lo mejor que le podrá pasar en su vida..

Que conste que en la actualidad me estoy planteando poner a prueba lo del pulpo. Al fin y al cabo cuando le cambio de ropa a la peque se mueve tanto que parece que tuviera cuatro piernas en vez de dos. Y mis padres se han ofrecido a dar buena cuenta del pulpo una vez terminadas las prácticas:-)

miércoles, 20 de mayo de 2009

MEDIDAS PARA PREVENIR SUSTOS

Ahora es cuando la peque empieza a tener "peligro" por así decirlo. Hasta hace unas pocas semanas era una criaturita adorable que solo dormía, comía y te echaba una sonrisa con frecuencia. Ahora es un bichejo (en el sentido más cariñoso de la palabra) que no para quieta medio segundo, que se pone de pie en la silla, que ha logrado escaparse de la trona y subirse a la mesa del comedor y que se ha tirado de cabeza de la cuna en cuanto nos hemos dado la vuelta. Y si todo eso lo ha hecho en casa, que más o menos está preparada para ella, que no me hará en la calle, ahora que empieza a andar. Para prevenir sustos (e infartos:-) voy preparando cosillas. Una de ellas la ha nombrado ydelpico en un comentario anterior, y son las correas para ayudarle a caminar. Cumplen varias funciones, como evitar que te dejes los riñones en el trayecto mientras llevas a la peque de la mano y prevenir que salga corriendo en el momento más inesperado al centro de la calzada. Ya están pedidas. Unos amigos nos preguntaron que necesitaba la peque por su cumple y les dijimos que ese inventillo nos podría venir bien. El otro también ha sido regalo de cumpleaños. Es una alarma con dos pequeños dispositivos que emite un pitido bastante fuerte. Alicia llevaría el emisor de pitidos y nosotros llevaríamos el activador de la alarma. Si en un centro comercial o un parque la pierdes de vista, basta con apretar un botón y su dispositivo empezaría a pitar. Con ello espero que resulte más fácil de localizar si se pierde en algún lugar y también (aunque esto ya sería ponerse en lo peor) que si alguien tratase de llevársela se llevase un buen susto al activarse la alarma y la dejase marchar. Con niños tan pequeños, que aun no entienden los peligros que nos rodean cada día, todas las precauciones me parecen pocas, hasta que pueda aprender y comprender como actuar en una situación de peligro. Quizás algunas personas piensen que son medidas exageradas, pero la seguridad de un niño creo que merece todo lo que podamos aportar.

martes, 19 de mayo de 2009

LA OPCION DE LAS GUARDERIAS

Hoy ha salido en las noticias. Solo 1 de cada 10 niños entre 0 y 3 años ha logrado plaza en una guardería pública en Castilla y León. La posibilidad de llevar a los niños a una guardería donde no se te vaya un sueldo casi completo al mes son escasas. Eso, y conciliar los horarios de las mismas con tu trabajo se hace complicado. Yo tengo suerte, Alicia está conmigo en el trabajo y en clase, y eso es algo que muy pocas madres pueden lograr, pero pienso en como nos las hubiéramos podido arreglar de haber estado todavía trabajando en Rueda o en Peñascal. En ambos sitios el horario era de 9 a 1 y de 3 a 7. David tiene un horario más complicado, él sabe que entra a las 3:30 por la tarde pero nunca sabe cuando va a salir (como pronto a las 7:30). El horario de las guarderías es de 9 a 5 (con opción de entrar a las 8 si puedes justificar la necesidad), así que ahí quedarían dos horas y media mínimo que la peque tendría que depender de abuelos hasta que la pudiéramos pasar a recoger. Se puede optar a una privada, que probablemente tengan un horario más amplio, pero claro, lo que ganas por un lado se te escapa a toda velocidad por el otro y encima ni siquiera disfrutas de tus hijos. Así que ahora estoy contenta de poder tenerla conmigo todo el tiempo. Sé que he tenido suerte, y aunque mi trabajo no tiene nada que ver con lo que he estudiado, al menos tengo trabajo (hoy al menos, quien sabe mañana tal y como está la vida:-). No quiero que este post se entienda como una oposición a las guarderías, que tienen una función muy importante hoy en día para saber que los hijos están bien cuidados y atendidos mientras que los padres trabajan, pero sí que yo lo considero una opción cuando ya no queda otra. La vida de mi hija se desarrolla principalmente de día, y me hubiera dado mucha pena perderme ocho meses de su primer año de vida por haberla tenido que llevar a una guardería.También ha habido en los últimos tiempos gente que me ha preguntado si no tenemos pensado llevarla a la guardería al menos un tiempo antes de empezar el colegio, y lo que he tenido que contestar es "aun no lo hemos pensado". Y es la verdad, no hemos hablado de esa posibilidad en casa. Al menos seriamente y valorando las opciones. Sí que se ha comentado por encima, y al final hemos llegado a la conclusión de que buscar un trabajo mejor (si lo encuentras) para terminar metiendo a la niña en una guardería y no disfrutar de ella para terminar ganando lo mismo o menos (hay que descontar el pago a la guarde) no nos merece la pena. Y el tema de la socialización no creo que sea un problema para ella. Niño pequeño al que ve, niño al que se aferra y sigue a todas partes. No sabrá jugar en compañía (dicen que hasta los dos o tres años no se aprende), pero le encanta estar con gente y de momento es una niña alegre que se va con cualquiera (tema que me empieza a preocupar ahora que está empezando a caminar y para el que empiezo a tomar medidas. Ya os contaré)

martes, 12 de mayo de 2009

MARCHA ASPRONA


Está demostrado que a Alicia no le importa ir en la mochila. El sábado pasado hicimos la Marcha Asprona con ella a la espalda y lo disfrutó a tope. Eso sí, la tarde la pasó durmiendo. Y eso que no la tocó caminar, que si hubiera tenido que hacer andando todo el camino, a estas horas aun no la habría logrado despertar:-)

La perra de mis padres vino con nosotros, pero la pobre solo llegó hasta Simancas. Es normal, ya son 11 años los que tiene la pobre y eso equivale a 77 años humanos, así que un paseo de 4 horas es más que suficiente para ella. Pero fue bonito hacer la Marcha juntos. Relevo generacional. Niebla ya no podrá hacerla más, pero Alicia empieza.

La que peor terminó fui yo. Las ampollas aun me tienen los pies doloridos, pero lo pasé bien. Quizás el año que viene no podamos ir, Alicia tendrá dos años y ya será difícil llevarla en la mochila, pero sería muy complicado que lograse resistir más de 20 kilómetros andando. Quizás en 3 ó 4 años más si que es posible que la haga completa.

domingo, 3 de mayo de 2009

DIAS DE FIESTA

Hace ya bastante tiempo que deseaba pasar un día en el campo con la peque, pero entre unas cosas y otras aun no lo había logrado (bueno, solo en parte, ya que en Cuenca comimos en una zona boscosa cercana a la Ciudad Encantada), así que el día de ayer se puede calificar como otra ilusión cumplida. Hay que ver lo útil que resulta la mochila en estos casos. Hicimos una marcha (la senda de los almendros, la llaman) bordeando el Duero y atravesando una zona de cultivos. Después comimos a orillas del Duero (lo que se alegraron los mosquitos al verme aparecer) y pasamos la tarde en Toro, lugar de saltarines recuerdos (¿Verdad Espe?:-) Alicia lo disfrutó como solo los niños saben hacerlo, en compañía de toda la familia y TODO el mundo pendiente de ella, que es lo que la gusta. Mucho me temo que a este paso terminará siendo una niña mimada y consentida:-)
Y la semana pasada bautizaron a uno de sus primos y se pasó la tarde con niños pequeños. Es un hecho no demasiado frecuente, ya que no hay demasiada gente a nuestro alrededor con niños de su edad, y aunque la llevo al parque y de paseo, no coincidimos casi nunca con gente conocida que tenga peques como ella, así que esos momentos son valiosos, y más al ver como Alicia se relaciona bien con ellos y los otros niños la cogen afecto enseguida.
Ya hemos entrado en Mayo. 13 días más y esta peque cumplirá un añito. Que nadie me diga que ver pasar el tiempo a esta velocidad no deprime:-(

domingo, 26 de abril de 2009

Meningitis y septicemia son muy peligrosas y afloran con rapidez

Para más información sobre los sintomas de la Meningitis en bebes visitar la página Fundación Irene Megias

PASITO A PASITO...

Se hace el camino. Al menos eso dice el refrán. Pues esta peque parece que ya se ha enterado y debe opinar que ya lleva 11 meses de retraso, por lo que el miércoles pasado dio su primer paso sin agarrarse a nada. Cierto es que fue solo un pasito, y que desde ese día aun no ha repetido la hazaña, pero al menos a mí me pareció el acontecimiento del momento. Veo día a día como Alicia crece y me pregunto como ha podido pasar un año a tal velocidad. No puede ser, me digo, alguien me está robando el tiempo al estilo de "Momo", pero me doy cuenta que eso no es posible, ya que he disfrutado de cada minuto con ella a mi lado y permanecen vivos en mi memoria casi todos los momentos juntas (decir que todos sería exagerar, y más con la mala cabeza que tengo).
Esto, y que la ha salido otro diente y no la ha dado guerra esta vez son las novedades. Que por cierto el cuarto diente es el segundo colmillo de arriba, y cuando los enseña esta chiquitina parece draculina:-)

viernes, 27 de marzo de 2009

LO QUE LOS DIENTES TRAEN APAREJADOS

Hay momentos del día (bueno, más bien de la noche) en que pierdes la calma y solo piensas en que ya es hora de cambiar la cuna de sitio, de cuarto y si fuera posible, de vivienda. Normalmente ocurre cuando la peque se despierta a las cuatro de la mañana, llorando, seguramente molesta por los dientes. En esos casos la suelo pasar a nuestra cama, donde se sirve la leche ella misma y se duerme otra vez al poco rato. La mayoría de las veces yo también me quedo dormida, pero hay ocasiones (como anoche) en que la tengo tan pegada a mí que no me deja moverme para coger postura y no pego ojo. Anoche intenté pasarla a la cuna a las seis de la mañana y el resultado fue catastrófico. Se despertó y ya no hubo manera de dormirla hasta que la pasé de nuevo a la cama y la dejé usarme de chupete. Terminé por caer yo también, pero cuando David me dijo "son las ocho y media" lo último de lo que tenía ganas era de levantarme. Espero que esto sea solo una fase, y que cuando los dientes terminen de salir coja el sueño en condiciones todas las noches.

miércoles, 25 de marzo de 2009

EMPEZANDO CON LA ALIMENTACIÓN VARIADA

Quizás ha tardado más que otros niños, pero hay que ver como ha recuperado el tiempo. Los médicos recomiendan empezar con las frutas y los cereales sobre los seis meses y empezar a dárselos con cuchara. Pues nosotros seguimos con el biberón bastante tiempo, dándole de vez en cuando algo con cuchara, tema difícil, tal vez porque no estaba preparada para ello. Ha sido con nueve meses cuando ha cogido la cuchara con ánimo y ganas. Y ha sido más o menos entonces cuando he empezado a prepararle las verduras (dos meses después de lo que me mandó el pediatra). No me preocupaba porque basta con verla lo alegre que está y lo fuerte que es para comprobar que su alimentación es correcta.
Toda la comida se la preparo yo. No me gusta demasiado el tema de los potitos preparados, ya lo comenté en algún post, así que cada pocos días saco la termomix y la preparo unos potitos de verduras variadas y pollo, ternera o cordero, según toque. Es increíble como queda la comida en la termomix, de finita y homogenea. Además debe estar rica, en opinión de David, que ha probado todas las variedades que ha comido la peque.
Lo único que no la preparo son los yogures, pero la doy naturales de los de toda la vida sin azúcar. Paso de comprarle esos especiales para bebés, que al final miras la composición y son prácticamente iguales a los otros... al cuádruple de precio.
Ojala siga comiendo así de bien, de momento da gusto verla:-)

jueves, 19 de marzo de 2009

TANTAS COSAS POR CONTAR... Y QUE POCAS GANAS


Llevo cosa de mes y medio sin escribir nada, y no será por cosas que han pasado, pero es que llevo una pereza encima que no sé como quitármela. Es posible que se deba a que esta peque se lleva casi todas mis energías, ahora que ha comenzado a dar sus primeros pasos agarrada a cualquier cosa a su altura. Y cuando no está dando esos pasitos, está gateando a toda velocidad por toda la casa, revolviéndolo todo, vaciando las estanterías, tirando la comida y el agua de los gatos por toda la cocina o berreando a todo pulmón cuando la dejamos un ratito en la cuna de viaje para poder hacer cosas sin tener que estar pendientes de ella. Ahora mismo está sacando uno por uno todos los libros de Stephen King, que la pillan a muy buena altura, y ya por desesperación la dejo hacer, vigilando únicamente que ninguno de ellos perezca en sus manos. Y cuando la llamas la atención (la muy pilla ya entiende perfectamente el "NO") se hace la longuis con una sonrisa y quizás lo suelta por un segundo, pero acto seguido coge el siguiente que la pille a mano.
La verdad es que Febrero fue un mes con muchas novedades. Alicia ya gatea con toda soltura, le han empezado a salir los dientes (lo noto sobre todo cuando la doy el pecho, la picara de ella me muerde y después se ríe) y dijo claramente su primera palabra el 23 de Febrero (para pelusilla de David, dijo "mamá"). Y ha salido en el periódico, en dos, concretamente, "El Día de Valladolid" y "El Mundo", en la sección también de Valladolid. Ya había comentado que para carnavales le había hecho un disfraz de lápiz, y ya puestos, confeccioné disfraces para toda la familia. Con ellos nos fuimos al concurso que organizaba el Ayuntamiento. No fue la concursante más joven (pero casi) pero sí una de las que más aplausos recibió (no lo digo porque sea mi hija, esto es verídico). Y un par de reporteros nos hicieron fotos y nos preguntaron algunas cosillas. He guardado los dos periódicos para que los tenga de recuerdo en el futuro. Y el disfraz, quitándola el fondo del lápiz, la servirá este verano para las fiestas del pueblo. Y seguro que no hay lápiz tan guapo como ella :-)

viernes, 30 de enero de 2009

LOS JUGUETES DE UN BEBÉ

Entre unas cosas y otras esta peque se ha juntado con un pequeño montón de juguetes. Mucha gente le ha regalado peluches y otras cositas de esas que tanto nos gustan a los padres, e incluso de vez en cuando a los niños. Y yo tampoco he podido resistirme a comprar alguno que otro de estos que se consideran entretenidos y educativos. Y cada vez que la veo jugar me pregunto "¿Y todos estos juguetes para qué?" porque Alicia prefiere mil veces jugar con una caja o una botella de plástico antes que con todos sus juguetes y peluches. Y no se te ocurra quitarle el brick de leche cuando lo está golpeando contra el suelo porque los gritos de protesta pueden llegar al ático. Ahora mismo, mientras escribo esto, está jugando con un casquillo de bombilla (sí, un casquillo) que he tenido que atar con un hilo al borde de la hamaca para poder recuperarlo fácilmente cada vez que lo tira. Pasa ratos muy largos entretenida con él y hace poco caso a los peluches que tiene a su lado. Así las cosas, veo que los juguetes de los próximos meses van a ser muy fáciles de conseguir. Bastará con terminarnos una botella de coca cola para tener un juguete nuevo:-)

jueves, 29 de enero de 2009

SU PRIMER GATEO

Vale, de acuerdo, con un bebé todas las cosas que hace son nuevas. La semana pasada comenté que había dicho su primera palabra, y este sábado, mientras estaba con dos amigas mías en el salón, avanzó a gatas por primera vez. Pude ver el último paso antes de que sus rodillas fallasen y volviese a arrastrarse a base de codos.
Cada día que pasa vemos nuevos progresos, nuevas pruebas de que se va desarrollando con normalidad. No hay mayor felicidad para unos padres que comprobar que su hijo está sano.
Cada día está más cerca el momento en que dé sus primeros pasos. ¡Huy que miedo me da ese día! Ya no va a haber quien la pare :-)

miércoles, 21 de enero de 2009

SU PRIMERA PALABRA

Alicia ya ha dicho su primera palabra. Por lo menos pronuncia algo con lo que quiere expresar un deseo. Esa palabra ha resultado ser mamamamama... y no, no es porque quiera estar conmigo (bueno, a lo mejor un poco sí:-) sino porque la ha asociado con la comida. En el momento en que se pone a pronunciarla, ya puedes correr a preparar la papilla, las frutas o el bibe, porque si no la haces caso inmediatamente lo siguiente son unos berridos dignos de la mejor soprano en un teatro abarrotado de gente. Y seguimos sin podernos quejar, porque una vez que ha comido, vuelve a ser la cría más alegre del mundo. David anda un poco mosca (jejeje, seguro que es solo una pose) con eso de que diga mamá y no haya dicho todavía papá, así que si alguna vez la tiene en brazos y se pone con su "ma ma ma ma", la dice: "si, hija, ala, con tu madre" para que la dé yo de comer.
No es en lo único que va haciendo progresos. Como todos los niños ya va explorando cosas, trata de agarrar todo lo que tiene delante (y si son cosas que no debe coger, con más insistencia todavía) y ayer mismo se recorrió el salón de mis padres de punta a punta varias veces arrastrándose sobre el parqué, me imagino que como preludio de que pronto va a comenzar a gatear. Que rápido va creciendo.

miércoles, 7 de enero de 2009

¿SE ABANDONAN LAS RELACIONES SOCIALES CUANDO HAY UN BEBÉ?

Una de las cosas que me imagino piensan los que no han sido padres es que el día que lo sean (ellos, amigos o parientes suyos) las relaciones con los demás van a cambiar. Ya no se va a poder salir por ahí hasta altas horas de la madrugada, no se quedará con los amigos apenas y que todo lo que formaba parte de tu vida de persona sin hijos va a desaparecer sustituida por otras cosas nuevas. Pues por nuestra parte podría afirmar que no ha sido así. Cierto es que hay muchas cosas nuevas y que otras han desaparecido, pero yo diría que no es algo que echemos especialmente en falta. Una de las cosas que hacíamos con mucha frecuencia antes de casarnos era ir al cine, actividad que en el último año ha quedado reducida a dos veces, y ninguna desde que nació Alicia. Pero no me importa no ir como antes. Tenemos una colección de películas enooooorme en casa que no hemos visto (y manda narices, que muchas veces nos encontramos viendo en la televisión alguna peli que tenemos en vídeo y terminamos tragándonos con anuncios). Vale, no es lo mismo, pero a mí me da igual. Pero hay una cosa a la que no he renunciado y no he visto jamas la necesidad de hacerlo y es quedar con los amigos. Vienen a casa o quedamos a dar una vuelta y casi podría asegurar que ellos no piensan que hayamos cambiado por tener a la niña. Hacemos lo mismo que antes con ellos, con la salvedad de que ahora somos uno más. La mochila ha demostrado ser uno de los inventos más útiles a la hora de salir por ahí. Y me encanta que vengan a casa. Lo único que lamento es que la mayoría no viven el mi ciudad y no nos podemos ver con la frecuencia que nos gustaría.
Otra cosa de la que se lee mucho por Internet. Supuestamente las conversaciones quedan reducidas a la última gracia del bebé o de lo mal que come o duerme últimamente. Creo poder afirmar (y si no es así, por favor, que los que nos conocen me corrijan) que aunque me gusta hablar de mi hija, también me gusta saber como les va a los demás, que hacen que tal sus trabajos, sus vacaciones o simplemente lo que han visto en el cine o el libro que están leyendo. Espero que mis amigos no piensen "que pelmas se han vuelto estos chicos, son monotemáticos" porque me gusta pensar que no es así. Y si lo piensan que me lo digan corriendo, que aun estamos a tiempo de corregirlo :-)