sábado, 8 de agosto de 2009

LOS CAPRICHOS DE LAS EMBARAZADAS

Unos dicen que es un mito, otros que es una simple respuesta del cuerpo a una necesidad de algo en especial, y algunos pensarán que es simplemente gadejos (ganas de jorobar) al marido que tiene que ponerse a buscar boquerones fritos a las tres de la mañana o alguna otra cosa más rara todavía. Me refiero a los antojos. Yo no los padezco en su peor forma (la de los boquerones...) pero si que me da por algunos caprichos que suelen tener fácil solución. No me gustan los refrescos de cola (seré de las pocas personas del planeta:-) pero si me encanta el Kas naranja, y digo marca porque es la que me gusta, la otra famosa, la Fanta, solo la tomo cuando no hay Kas. Pero ya durante el embarazo de Alicia, y ahora mismo se me ha cambiado el gusto. Solo quiero Fanta, así que las latas de Kas que tenemos en casa se las va bebiendo David poco a poco (tampoco es que yo abuse demasiado, quizás bebo una o dos latas a la semana). Creo que el antojo por esta bebida ha sido la única causa de que David tuviera que salir de noche (ojo, serían las nueve y media de la noche nada más) a buscarla por el pueblo durante el embarazo de la peque. Me trajo en aquella ocasión una botella de 2 litros que tuvo que comprar en un bar ya que tanto la tienda de alimentación como el kiosco ya habían cerrado. El otro antojo tampoco es muy difícil de conseguir. Quiero regaliz rojo, en palos, en trocitos o en espirales, me da igual, pero regaliz. Tampoco abuso (hoy es sábado y la última vez que comí regaliz fue el domingo pasado durante el paseo) pero es algo que fuera de los embarazos no me llamaba la atención demasiado. Y por lo demás, son cosas que he dejado de comer. Durante el embarazo de Alicia no soportaba la carne y en este no puedo ver el pescado y en ninguno de los dos quiero comer chocolate, que es algo que me encanta. Y lo típico, como no pasé la toxoplasmosis no puedo comer chorizo ni jamón serrano, así que me llevaré en bocata de chorizo de pamplona para zamparme después de dar a luz. Y esta vez me lo llevaré yo porque después de haberlo comentado un montón de veces con la gente antes del parto de Alicia, nadie se acordó de llevarme ni siquiera un sandwich de chorizo al Hospital. Así que esta vez iré preparada.

1 comentario:

Viviana y Sofia dijo...

pues... no te leo muy complicada... :P