miércoles, 7 de marzo de 2012

DESPUES DE TANTO TIEMPO...

... por fin me decido a escribir. Han sido un montón de meses en los que no he tenido muchas ganas de contar lo que pasaba, y no será por falta de vivencias, pero creo que el último embarazo me tenía bastante agotada y no me sentía con ánimos de ponerme a escribir. Espero que esto ya haya pasado y actualizar el blog de vez en cuando.
Lo primero y más importante es que ya hemos aumentado la familia. Nuestro hijo Alex nació el 18 de Enero. Todo muy bien, en un buen parto, aunque un poco más largo que el de su hermana Ana. En este la epidural me hizo efecto desde el primer momento hasta el final. Siempre digo que al poco de ponerme la analgesia "me fui a los mundos de Yupi" y ya estaba yo en la sala de dilatación tan feliz, sin dolores y solo sintiendo la presión de las contracciones. Un parto estupendo. Además en el hospital me tuvieron un día más por el tema de las pruebas del talón del peque, así que tuve tres días de vacaciones en los que solo me ocupé del niño, de charlar con las visitas y de leer muchísimo. Además, es la primera vez que tengo una habitación para mi sola, y eso por una vez lo he agradecido. No es que las otras veces estuviera a disgusto, pero siempre te queda la sensación de que si te levantas, enciendes la luz o recibes una visita, estás molestando a tu compañera, por igual derecho que tengas tú a estar allí, así que estos días sola han sido una buena recarga de pilas.
Las niñas se lo han tomado muy bien. Se preocupan mucho del hermanito y siempre están encima de él. Llegan a agobiarle un poco.
Alicia está muy contenta en el colegio, recibiendo castigos al menos una o dos veces a la semana (en palabras de su tutora "es muy inquieta y parlanchina" vamos, que en lenguaje coloquial es un terremoto) pero eso no impide que tenga ganas todos los días de llegar al colegio. Vemos (a veces con sorpresa) la de cosas que está aprendiendo y lo que está mejorando en muchos temas. Otros aun están pendientes, como recoger los juguetes u obedecer al momento (tienes que decir las cosas varias veces para que te haga caso).
Ana es la que más nos sorprende. Acaba de cumplir los dos años y casi seguro que si pudiera colarla en la clase de Alicia no desentonaría. Con su hermana mayor de maestra, esta niña sabe ya "latín", vamos, que está la mar de espabilada. Y aun la quedan dos cursos para entrar al colegio...
Nosotros adaptándonos a la vida con tres. No es fácil, pero tampoco tan difícil como pueda parecer. Dicen que la transición de uno a dos es más difícil que de dos a tres, así que las familias que tengan cinco o seis lo deben tener "chupao" :-)
Espero seguir contando cosas más concretas muy pronto.

3 comentarios:

Straja dijo...

Cuanto me alegro de tener noticias tuyas :-) Y más aún de saber que estais todos bien, y que el pequeñajo está sanote.

Aunque digas que la transición de dos a tres no es tan traumática como de uno a dos, a mi terror me da. Me veo sin tiempo suficiente (ni manos) para dos hijos, así que no quiero imaginar para tres.

Saaaludos

Marisa dijo...

No sé, me imagino que para cada persona será diferente, pero para mí, lo que con la primera podía ser un grito de terror, con este es un suspiro y los ojos en blanco de resignación. Ya ves que las cosas no son tan graves como podían parecerlo cuando tienes solo uno y estás aprendiendo :-)
Y que conste que creo que nunca se deja de aprender, cada uno te sorprende con algo nuevo cada día.
Espero que todo te vaya bien a ti.

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos