viernes, 12 de febrero de 2010

FIEBRE GASTRONÓMICA

Ayer por la mañana me dio un pronto y decidí que tenía que cocinar. La verdad es que ya que dentro de poco aumenta la familia y que los primeros días te los pasas por ahí de paseo con papeleos y demás historias, pensé que lo mejor iba a ser llenar el congelador con algunos platos ya hechos para solo tener que preocuparme de sacar la noche anterior algo y llegar a casa al mediodía y calentarlo en un momento. Ya puestos, opté por hacer platos que hacía la tira de tiempo que no preparaba (y otros que por ejemplo hice la semana pasada, de todo hay) y preparé albóndigas con salsa, pisto, macarrones con salsa ragú y cous cous de verduras y pollo. Ya tenía un par de fiambreras con puré de verduras y otros con relleno de empanadillas, y esta tarde prepararé lasaña y pollo al curry. Tengo filetes y algo de pescado (me imagino que en cuanto dé a luz me volverá a gustar) e ingredientes para preparar entremeses y ensaladas varias y legumbres en frasco para hacer otros días. Hambre no pasaremos (espero) aunque estos dos bichejos no nos dejen parar un minuto, y si no, siempre nos quedará la opción de pasar a visitar a los abuelos a las horas de las comidas. Seguro que ellos no dejan que nos vayamos con el estómago vacío ;-)

1 comentario:

Viviana y Sofia dijo...

mujer precavida vale por... veinte comidas!!!! ajajajajaj